0

“Iré y haré lo que el Señor ha mandado”

Hace unos cuantos días atrás me llamaron para una entrevista en la cual me dieron el llamamiento de segunda consejera de la primaria, a pesar que he trabajado con ellos  dirigiendo alguna de sus presentaciones musicales en el barrio y en actividades de estaca a sido por corto tiempo. No puedo negar que esas experiencias han sido maravillosas y he disfrutado mucho trabajar con ellos.

Al recibir este llamamiento me puse a pensar que seria mas difícil, algo mas formal y con mas dedicación, tuve miedo al principio por no sentirme capaz de poder cumplir con este llamamiento, pero hoy como otra ves mas, el Señor me a dado fortaleza y respuesta a mis inquietudes, en el consejo de barrio, la presidenta de la sociedad de socorro dio un pensamiento espiritual, una escritura muy conocida:

“…Iré y haré lo que el Señor ha mandado, porque sé que él nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles  la vía para que cumplan lo que les ha mandado.”

Menciono que Nuestro Padre Celestial nos da  llamamientos porque sabe que somos capaces de cumplirlas y de poder magnificarlos.

Debemos esforzarnos y orar siempre, para que nuestro Padre Celestial nos de esa guía que necesitamos para llevar acabo la edificación de su reino aquí en la tierra, me siento muy agradecida por esta oportunidad y estoy dispuesta a dar lo mejor de mi para magnificar este llamamiento.

Junto a algunos de los niños de la primaria

0

El evangelio de Cristo, una bendición en mi vida

“Porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.”

                                             -Juan 3:16

 

Toda mi niñez y parte de mi adolescencia viví escuchando testimonios de que la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días  era verdadera, tanto así que yo lo decía porque las demás personas lo decían. Igualmente paso con el Libro de Mormon, hasta mis 14 años NUNCA lo había leído pero yo decía en mis testimonios que era verdadero. 

Si mal no recuerdo a mis 15 años, casi cumpliendo 16, me dí la oportunidad de leer el Libro de Mormon completo por mi cuenta,  y cuando al fin logre terminar de leerlo, allí estaba yo arrodillada a orilla de mi cama, preguntando al Señor si lo que allí estaba escrito era verdadero si la iglesia a la cual yo pertenecía era verdadera. Sentí paz en mi corazón, una calidez que nunca había sentido, esa fue la confirmación del Padre Celestial de que estaba en su Iglesia, de que era verdadera y que de allí en adelante debía esforzarme para poder lograr la Vida eterna junto a mi familia.

Este evangelio de Jesucristo a bendecido mi vida completamente, nos a mantenido unida (Mi Familia) y nos a hecho soportar las pruebas, las adversidades con paciencia, con fe, porque sabemos que “serán solo por un breve momento” (DyC 121:7).

ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

0

Después de un año

Una etapa importante en mi vida

 

En mis planes cuando aun estaba sacando mi bachillerato, nunca paso por mi mente estudiar Ingeniería Industrial, siempre quise Arquitectura o algo que tuviera que ver con diseño. Cuando llego el momento de buscar universidad fue algo difícil decidirme, puesto que en el mes que me fui a matricular solo iban abrir dos carreras: Ingles e Ing. Industrial, así que opte por Ing. industrial; con el pasar de los meses pensé que había sido una mala decisión.

Pero hoy luego de UN AÑO Y CUATRO MESES, me doy cuenta que estoy en donde debería estar. El atreverme a estudiar esta carrera y en este tiempo me a hecho cultivar grandes amistades y compartir momentos inolvidables. 

No me arrepiento de esta decisión, se que con esfuerzo, dedicación, apoyo de mi familia, mis amigos  y con ayuda de mi Padre Celestial, pronto llegare a ser una gran Ingeniera Industrial.Imagen

Cita
0

Yo siempre te tengo presente en mis oraciones, rogando sin cesar a Dios el Padre, en el nombre de su Santo Hijo, Jesús, que por su infinita bondad y gracia te conserve mediante la perseverancia en la fe en su nombre hasta el fin.

Moroni 8:3